Teresa Cortina

 

Nací y me crié en un país llamado Alemania, rodeada de preciosos bosques. 

Mi padre y yo íbamos cada año a buscar castañas. Mientras caminábamos por aquellos bosques mi padre me contaba historias de brujas, hadas, elfos y gnomos. Esas historias hacían que mi fantasía e imaginación viajaran a mundos increíbles y mágicos que hasta hoy han perdurado.

En el mundo medio me llaman Teresa. Teresa se ha vinculado a la Diosa Ceres, Diosa romana de la fecundidad, la tierra, las plantas y la agricultura. También simboliza la cosecha, el verano, la cazadora.

En el mundo mágico me llaman Sibila. Diosa griega de la profecía, que es capaz de conocer el futuro.

Antes de crear Artemisa tomé muchos caminos en mi vida para poder compartir todas las experiencias que me han sido de gran aprendizaje.

A mis 22 años la vida me llevó a la aviación, la cual ha sido muy enriquecedora para mi.

Tuve la oportunidad de viajar tanto a nivel profesional como personal. Los viajes me acercaron a las personas, a sus culturas y costumbres. Cada país dejó un poso en mi, que ha sido una bendición para el viaje de mi alma y para la creación de Artemisa. Después de 24 años decidí abandonar la aviación para dedicarme por completo a lo que amo con todo mi corazón; ARTEMISA.

Mientras tanto también descubrí el Camino de la Diosa de la mano de Guadalupe Cuevas. Gracias a mi gran maestra y amiga fuí conectando de nuevo con la naturaleza, con mi esencia de mujer y de diosa. Me convertí en Sacerdotisa de la Diosa y actualmente hago trabajos con la Luna, Círculos de mujeres, Arquetipos Femeninos, transmitiendo las antiguas tradiciones de la Madre Tierra.

La Danza Oriental también me acercó a lo femenino, a la belleza, a la sensualidad y a la conexión con la sexualidad sagrada.

Otros de mis caminos fueron las disciplinas orientales y budistas. Durante muchos años practiqué Tai-Chi, estudié acupuntura y Medicina Tradicional China. Pero finalmente me encaminé hacia el Yoga y la Meditación Budista, que hoy en día practico y enseño en Artemisa.

El día que dí mi primer masaje de Reflexología Podal, sentí un gran amor, que ha ido creciendo y descubrí el Don de la Sanación a través de las manos, que me lleva acompañando desde hace mucho, conectándome con mi linaje de mujer chamana en tiempos de mis ancestros los mayas. Por ello he elaborado una serie de prácticas manuales, que he incluído en Artemisa, tales como Reflexología Podal, Masaje Metamórfico, Masaje Champi y Drenaje Linfático.

La vida y sus misterios me llevaron hacia Raquel Sierra y a conectar con la biblioteca de mi alma “LOS REGISTROS AKASHICOS“.
En todos estos años mi alma ha ido creciendo, adentrándome en lo más profundo de mi alma y mi ser. Gracias a las lecturas regulares voy aprendiendo a entender el viaje de cada alma. A perdonar y a perdonarme.

La vida es un constante aprender y crecer.

Así es Artemisa. Es un centro, que está en constante evolución. Aunque su esencia se plasmó hace años, se van introduciendo día a día pequeños cambios, que no solo hacen, que las personas encuentren la paz y la calma, que tanto anhelan, sino que Artemisa ofrece un lugar de descanso y reposo para aquellas personas que deseen quedarse por un tiempo y desconectar de la vida en la ciudad.

ARTEMISA es un lugar muy especial. Cuidado al detalle y creado con mucha belleza. Sus rincones te llevan a un mundo de ensueño y magia.

Doy las gracias a mis padres. Sin ellos no sería quien soy.

Doy las gracias a Ulises y Leia, mis maravillosos peluches, que me han enseñado a amar incondicionalmente.

A todas aquellas personas, que han pasado por mi vida y me han ayudado en mi proceso de evolución.

A Guadalupe Cuevas por su humildad, por su sabiduría, su amistad y confianza.

A mis hermanas espirituales, que tanto me aportan.

A Elena Marín por su gran corazón y sus enseñanzas.

A Raquel Sierra por abrirme una gran puerta hacia el amor y la comprensión.

A mis guías, seres queridos y maestros por estar siempre a mi lado, cuidándome y guiándome.

Y sobre todo a mi compañero de viaje, Christof Stahl, sin él Artemisa no sería lo que es hoy en día. Gracias infinitamente por todo tu amor, tu cariño, tu ternura y paciencia.

 

“QUE LA DIOSA BENDIGA A TODOS LOS SERES”. AWEN

 

Formación: 

 

Profesora de Hathayoga Yogaterapia de la mano del Dr. Miguel Fraile Sánchez  | Asistencia de 1 año de Formación de Yoga Dinámico con José Luis Cabezas | Profesora certificada por Rainbow Kids Yoga para Niños | Diploma en Reflexología Podal certificado por Organización Colegial Naturopática FENACO Diploma en Reflexología Podal Avanzada  | Diploma en Masaje Metamórfico Re-Nacer | Diploma en Drenaje Linfático Manual | Diploma en Masaje Champi Indio Ayurvédico | Maestría en Reiki de las Hadas de Avalon  | Maestría en Péndulo Hebreo | Nivel I y II de Registros Akashicos | Bailarina y Profesora de Danza Oriental | Sacerdotisa de la Diosa formada e iniciada por Guadalupe Cuevas


 

Christof Stahl

 

Nací en Baviera, Alemania. Me críe en un mundo en el que se le da mucha importancia a lo material y a la tecnología y por tanto comencé a estudiar ingeniería electrica. Cuando acabé la carrera me encontré ante un dilema si seguir el camino de la tecnología o escuchar mi corazón y dedicarme a mi gran pasión, el ciclismo y el ski. Finalmente decidí seguir a mi corazón y ahí comenzó una nueva aventura, que duró más de 25 años especializándome en el mundo de la bicicleta, ski y snowboard. Fue una etapa muy intensa y apasionante, pero también muy agotadora, en la que aprendí mucho. El trabajo de cara al público me mostró también los diferentes caracteres de las personas tanto por parte de los clientes como por parte de los compañeros de trabajo. Aprendí a entender la situación de cada individuo para poder satisfacer sus deseos y necesidades.  

En ese tiempo desarrollé mi propia forma de ver la vida y las conexiones del universo. La impronta de la tecnología y los conocimientos de mis estudios me llevaron a entender la teoría del todo a mi manera. A medida que iba leyendo sobre estos temas y hablaba con otras personas, sorprendentemente me dí cuenta que estaba en lo cierto. Hoy en día afirma la física la existencia de los campos de energía y la teoría del holograma.

He entendido que la vida es un constante cambio y que la vida te lleva por caminos que a veces no entiende tu mente. Sin muchos conocimientos del habla española la vida me dio un cambio y dejé todo para venirme a vivir a España.

Hasta no hace mucho vivía en uno de los lugares más bonitos de Alemania al sur de Baviera, Ammersee con sus maravillosas vistas y sus increibles paisajes.

Hoy en día vivo en España, el país que muchos de mis compatriotas alemanes eligen para veranear, pero este no fue el motivo por el qué me mudé a España. El motivo real se llama Teresa, mi maravillosa mujer con la que comparto Villa Artemisa un lugar de conciencia, paz, energía y que te brinda equilibrio contrarestando el estrés de la ciudad.

Es un lugar para aquella persona que deseé huir del ajetreo del mundo moderno para encontrar el descanso recibiendo yoga, meditación, cocina saludable, deporte…o simplemente encontrarse a uno mismo.

Disfruto todo esto mientras voy descubriendo en bicicleta caminos maravillosos en este paraje de la sierra de Madrid y me es un placer poder compartir todo esto con otras personas.

 

Formación: 

 

Nivel I, II y Maestría en Péndulo Hebreo | Masaje Metamórfico Re-nacer | Cuencoterapia

Yoga Art | Asociación Druantia | C/ Ortega y Gasset, 83, 19170 El Casar - Guadalajara | Tfn: 699 918 682 | email: info@yogaart.es | Diseño Web TaLLo
©2013 - 2018